domingo, 3 de octubre de 2010

Salsa de higos

 Aquí está la salsa de higos que hice para acompañar el conejo
 Como ayer prometí, además que me encontré hoy un comentario de mi amiga Laube pidiéndome la receta, y como no iba a complacerla.

No quería comer le conejo solo, así que como me ahorré tiempo cocinando en bolsa me decidí a experimentar con una nueva salsa a ver que pasaba.
Recordé que mi abuela para espesar la salsa del conejo usaba las criadillas, o sea el hígado, riñones y corazón del conejo.
Y con solo esa información de un recuerdo infantil, del que yo miraba a mi abuela de reojo con la nariz arrugada me decidí a probar. Total ya había troceado al conejo, lo que más me costó, así que como dice el refrán:
"Una vez en el burro, pues arre burro"
INGREDIENTES
Las criadillas del conejo.
8 Higos frescos.
1 Cebolla
2Dientes de ajo.
Agua
Sal
3 Clavos
3 Anís estrellado
Un chorrito de vino tinto
Una cucharada de aceite de oliva.
Un punto de sal

 
Los higos frescos, el anís y el clavo. 

ELABORACIÓN
Ponemos una tacita de agua a hervir.
Le añadimos la cebolla picada y el ajo.
Cuando hierve las criadillas.
Vamos dejando que reduzca a fuego lento.
Luego lo sacamos y lo molemos todo.
En la misma cacerola ponemos el aceite y cuando esté caliente añadimos lo molido.
Dejamos que vuelva a romper el hervor y le añadimos el vino.
Dejamos que vuelva a hervir  y le añadimos 4 higos molidos y el anís y el clavo.
Lo dejemos que siga a fuego lento reduciendo  y cortamos los oros 4higos y se los añadimos cuando le falte unos 5 minutos de hervor probamos y rectificamos con sal al gusto.
Yo apenas le puse.
Me gustó ese toque dulce y anisado con los trocitos de higo

 Los higos de finca troceados, eran deliciosos

Y la salsita que hacia muy buen contraste con el sabor del conejo.

4 comentarios:

Silvia dijo...

Qué rico por Dios!
Esto tiene que estar buenísimo, tomo nota Ana :)

Un besote.

Isa dijo...

Me encantan los higos¡¡¡¡¡
supongo que esa salsa estara riquisima
un saludo

Laube dijo...

Ayyyyyyyyy, Ana... creo que ésta no la voy a hacer, porque eso de las criadillas del conejo no es lo mío. A Marc seguro que le encantaría, pero yo no como visceras de ninguna clase (me gusta el hígado, pero tampoco lo como).
No obstante, doy pro sentado de que seguro que está buena...
çUn besote y gracias por subir la receta preciosa

Ana Rial Ybáñez dijo...

Jejeje Laube, me pasa como a ti, no suelo comer visceras, una vez a año hígado a la pancha con ajitos, a lo mejor.
De resto nadita.
A mi marido si le gustan los riñones, pero no el hígado.
Pero esta salsa entre los higos, el anís y el clavo no sabía para nada a visceras.
Un beso


1º Aniversario

TOP BLOGS ERASE UNA VEZ INTERNET

Todareceta.es