miércoles, 20 de octubre de 2010

Ensalada de caracoles y atún

Os presento otra de mis ensaladas de la colección de verano jajajaja.
Esta fue una cena en plena ola de calor de agosto.
Lo recuerdo, porque mi hijo estaba en casa de vacaciones y se comió dos platos.
Desde  que eran muy pequeños e incorporado en la dieta de mis hijos las verduras y las frutas. 
Ahora son adultos y  se las comen con gran placer.
Con Willy, de bebé, me costó más.
Con la fruta, le gustaban los potitos y no las papillas naturales, que al final nos las comíamos nosotros jajaja.
El tío comía por colores. 
Si el color del puré no le gustaba, o se lo cambiabas, no comía.
Hoy en día es diseñador gráfico y sabe mucho de colores jejejeje
Lo que es la  vida, esos pequeños detalles.
Quién nos dice que a veces no son indicadores de un camino futuro.
Lilian se alimentó solo de pecho hasta los 6 meses que probó su primera papilla.
Pero el único extra de su dieta fueron los zumos naturales que yo le hacía en la licuadora.
Empecé dándole una puntita de una cuchariilla de café.
Le encantaba el de zanahoria.
Recuerdo el sonido de sus "chupidos" con su primera mandarina.
Le pelé los gajos y se comió una entera y pedía más.
A partir de los dos años que ya masticaban bien, cuando querían picar algo antes de comer, les acostumbré a comerse una zanahoria cortada en tiritas finas, como palitos.
¡Y todos a masticar zanahoria que como es dura entretiene un rato!
Jejeje y pá las dietas, ni te cuento lo bien que va entretenerse así mordiendo además algo tan sano.

INGREDIENTES
Lechuga
Escarola
Tomates
Maíz
Zanahoria rayada
Aceitunas con anchoas
Espárragos gruesos
Caracoles (pasta)
Y mucho atún en aceite de oliva.
Usaremos este mismo aceite para el aliño, un poco de salsa de soja y nada más.
Ni sal le hace falta, ahora que si te gusta, pues bueno.
Pero... el exceso de sal es malo.
Sube la tensión.
Retiene líquidos.
Y por ahí he leído que también envejece.
Esto último no lo se a ciencia cierta.
Ahora bien, yo nunca he abusado de la sal.
Mi madre se quejaba de que le ponía poca.
Cuando se volvió hipertensa y tuvo que suprimirla lo pasó fatal.
Ella nos cocina entre semana y no le pone sal a nada.
Yo le doy luego un puntito, hay cosas que sin sal no me saben a nada.
Pero otras me las como y no rechisto.
Me dicen que no aparento mi edad y se  alucinan cuando me ven con hijos tan grandes.
Tan bien fui madre muy joven y ellos son bien altos jejeje
 Pero... ¿ será por la poca sal?
Jajaja   ¡A saber!
En casa cuando hay prisa,  no hay nada preparado, o pocas ganas de cocinar, la solución es siempre una buena y abundante ensalada.

3 comentarios:

Laube dijo...

Pues has criado estupendamente a tus hijos... Pocas cosas hay mejor que la fruta.
Me asustaste con lo de ensalada de caracoles... no me gustan los caracoles. Ya veo que te referías a las caracolas de pasta... ufffffff, qué susto!
Un besote

Ana Rial Ybáñez dijo...

Buenas noches Laube,

jejeje que me he reído contigo.
En mi casa solo nos gustan los caracoles, esos con la casita a cuestas jejeeje, a mi madre y a mi. Claro, como buenas catalanas, que allí se comen mucho.
A mi marido y a mis hijos no les gustan. Es más Willy, mi hijo, no quiere ni que los comamos delante de él.
Me dice:
¡Que asco! Avísame para no estar cuando se los vayan a comer.
Mi madre y yo lo lamentamos mucho, a ves, menuda pena. Jajaja así tocamos a más, nos ponemos las botas y venga a mojar pan en la salsa.
¡Lo que te pierdes Laube!.
Besos linda

Amanda dijo...

Una ensalada la mar de completa con su pastita y todo.
Yo mo Laurita que no me gustan los caracoles.
Besitos guapa.
;-D


1º Aniversario

TOP BLOGS ERASE UNA VEZ INTERNET

Todareceta.es